MULA PARIDA
Chucureña con su muleta 25 Sept-2011, Colombia
GAVIOTA Agosto 1976, Colombia
GAVIOTA Diciembre 1977, Colombia
GAVIOTA Diciembre 1977, Colombia
LAS MULAS TAMBIEN SON BUENAS MADRES

Por: Ovidio Osorio y Luz María Osorio

Dicen que las mulas no pueden criar y que son
hostiles hacia los recién nacidos pero la mula
Chucureña demostró todo lo contrario.        
El 25 de Septiembre  de  2011 dio a luz una bella
muleta en Santander Colombia y está demostrando
ser una gran madre!  

La Chucureña es una mula de 3 1/2 años de la
Hacienda el Cerro en Bucaramanga, es afectuosa,
produce buena leche y está siempre pendiente de
su cría.
Este milagro se logró gracias a la técnica de
trasplante de embriones. Un embrión de ocho días
fue extraído de una yegua e implantado en el útero
de la mula para que lo desarrollara. La técnica de
trasplante de embriones es un proceso complicado
que requiere sincronizar el tiempo de ovulación de
ambas hembras, en esta ocasión el proceso fue
realizado por el médico Veterinario Héctor Méndez.

El embrión era de una yegua de Paso Fino llamada
la Querencia y el burro de Paso Fino Cosaco XVI de
Villa Luz. La gestación fue de 11 meses  y el parto
fue normal sin complicaciones, la mula supo
exactamente qué hacer y se comportó como una
madre experta a pesar de ser su primera vez! La
cría es una muleta  a la que llamaron “La bien
querida”.
Pero este no es el final de la historia, 12 horas
antes que la mula Chucureña pariera, la yegua
donadora también parió otro muleto hijo del mismo
burro Cosaco XVI. Dos muletos nacidos el mismo
día, con la misma madre, el mismo padre y no son
gemelos!

Esta usted confundido? La explicación es muy
fácil: 18 días después que el embrión fue sacado de
la yegua, ella tuvo su siguiente ciclo, fue
inseminada nuevamente y quedó preñada; esta vez
se le dejó el embrión y nació el muleto!

Como usted posiblemente sabe, la mayoría de las
mulas son estériles porque son un híbrido producto
del cruce de burro y yegua.  Ambos pertenecen a la
misma familia de los équidos pero son dos
especies diferentes con diferente número de
cromosomas, el burro (Equus asinus)  tiene 62
cromosomas y la yegua (Equus caballus) tiene 64
cromosomas, la mula nace con 63. El número impar
impide que los cromosomas se junten por pares y
formen un embrión, pero esto no significa que las
mulas no tengan sistema reproductivo, ellas tienen
todos los órganos y pueden perfectamente albergar
un feto.

Aunque las mulas sean estériles, está comprobado
que tienen instinto maternal, nosotros tuvimos el
caso en nuestro criadero, de la mula  Rosa de Villa
Luz,  ella se enamoró de un potro y trató de
robárselo , se mantuvo muy cerca a él por varias
semanas, siempre mostrando gestos agresivos
hacia la madre y una actitud maternal hacia el
potro, cuando la yegua y el potro fueron
trasladados a otro potrero, la mula rebuznó por
días. También nos han contado otro caso donde
una mula adoptó un potro huérfano y a los dos días;
la mula estaba produciendo leche!

Aunque algunas mulas tienen ciclos de ovulación,
solo se han registrado 60 casos de mulas que han
parido en los últimos 500 años  alrededor del
mundo.

En Colombia una mula llamada Gaviota dio a luz no
una sino dos veces. Primero  en Agosto de 1976 en
Montelíbano, en la  hacienda El Porvenir de
propiedad de Bernardo Rúa, allí tuvo una cría con
características de mular (una muleta) y a los 16
meses en la sede de ASDESILLA  en Medellín, tuvo
otra cría pero esta vez con características
caballares (una potranca) ambas hijas del mismo
caballo de nombre Arandú!
Como pueden ver, las mulas nunca dejarán de
sorprendernos,  son  animales maravillosos y aun
tenemos mucho que aprender de ellos!
Chucureña con su muleta 25 Sept-2011, Colombia
                     English